MATTIAS EKSTRÖM SE ADJUDICA LA SEGUNDA VICTORIA CONSECUTIVA DE LA TEMPORADA EN PORTUGAL - BarcelonaRX

El piloto sueco Mattias Ekström se adjudicó la victoria en el Bompiso WorldRX of Portugal, segunda ronda del FIA World Rallycross Championship. Es su segunda victoria consecutiva, después de llevarse el primer puesto en el BarcelonaRX de los pasados 1 y 2 de abril en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

La segunda posición en Montalegre fue para el piloto francés Sebastién Loeb, que después de un discreto inicio de temporada (en Barcelona no consiguió clasificarse para semifinales) saboreó de nuevo el podio en Portugal, el tercer clasificado fue el piloto del equipo PSRX Volkswagen Johan Kristofferson, que lidera junto con Petter Solberg el campeonato por equipos. Solberg empezó dominando la final, pero un desafortunado pinchazo en la segunda vuelta desbarató sus opciones de victoria. 
“Ha sido una de las victorias más difíciles en rallycross”, admitió Ekstrom, que también consiguió el codiciado premio Monster Energy Super Charge. “No estuvimos a buen ritmo en las clasificatorias, tanto Johan como los Peugeot eran muy rápidos pero nos concentramos en nuestro propio trabajo. En rallycross tienes que luchar hasta el final, que es lo que hemos hecho hoy. He tenido a Seb rozando mi parachoques en la última vuelta, pero me las arreglé para intentar cerrarle la puerta y fue una pelea muy limpia”.

Loeb hizo eco de los comentarios de Ekström sobre la final. “Fue una gran final, pude ver que Mattias había cometido un pequeño error, así que traté de aprovechar al máximo la oportunidad y llegar lo más cerca que pudiera, nos gusta ser pilotos justos y él ha hecho un trabajo muy bueno por lo que merece esta victoria”.
Loeb, que ha subido a la sexta posición en la clasificación general de pilotos, añadió: “Después de un mal comienzo en Barcelona donde solo sumé tres puntos, era muy importante que lo hiciera bien este fin de semana”.

Kristoffersson demostró ser el hombre a batir después del primer día después de ganar las dos primeras sesiones de calificación, pero un malentendido entre el sueco y la torre de los observadores significó que no pudo tomar el Joker Lap durante Q3, resultando en una penalización de 30 segundos.